lunes, 30 de julio de 2007

Me lo merezco

Hay ciertas virtudes que los ingleses valoran sobremanera en el prójimo, entre otras, la modestia.

La norma social al uso es infravalorar las éxitos de uno mismo, subestimar los logros y hazañas propias, Forma parte de guardar un perfil bajo (low profile, lo llaman aquí). Falsa modestia? Quizás, pero modestia al fin y al cabo. Eso también se refleja en un sentido del humor sutil, fino, desapasionado. Todo lo contrario a Chiquito de la Calzada, vamos.

Esta modestia británica contrasta con la actitud comediante – bien es cierto que venida a menos, que nos estamos europeizando mucho - del latino ante el reto: bravucón, desafiante, populista, la exageración como hipérbole, el “ahora os vais a enterar de lo vale un peine”.

Los futboleros recordarán que hace tres años el Chelsea fichó a un nuevo entrenador: el portugués José Mourinho. En su primera rueda de prensa se presentó así mismo como “the special one” (el único, el especial) a lo jesucristo superstar y todo el Reino Unido quedó boquiabierto. Viva la arrogancia latina. “Una bocanada de aire fresco ha llegado a estas latitudes” rezaban los titulares de la prensa en aquellos días. Tres años más tarde buena parte del país desea que el Chelsea pierda, cansados ya de tanto auto-bombo luso.

Oveja que bala, bocado que pierde.

3 comentarios:

Mac dijo...

Normalmente la chulería es directamente proporcional a lo muerta de hambre que es una sociedad. Y somos demasiado chulos. Y pícaros. Y cutres. Y así nos va por las Iberias...

Un saludo

Mac dijo...

Normalmete la chulería es directamente proporcional a lo muerta de hambre que es una sociedad. Y somos demasiado chulos. Y pícaros. Y cutres. Y así nos va por las Iberias...

Un saludo y suerte por el norte

Javier dijo...

Gracias por el comentario. Rompiendo una lanza en favor de los iberos, yo creo que algunos de esos comportamientos se estan corrigiendo (lentamente). No se nota un cierto cambio de hace diez anios a esta parte?