sábado, 10 de marzo de 2007

El tonto(n)


Ayer fui a hacer un examen para sacarme el título básico de Dirección de Proyectos. El título es lo de menos, la cuestión es que queda muy bien en el currículo y las agencias y empresas lo valoran bien. Todo a su precio, por supuesto. El examen tenía lugar en Milton Keynes, a una hora y media de Reading. Si algún día tienen la oportunidad de visitar Milton Keynes, por favor no lo hagan y así no perderán su tiempo.

Salí de Reading para llegar a mi destino con cuarenta y cinco minutos de adelanto, por si las moscas y el tráfico. Una hora más tarde estaba parado en la autopista. Un accidente veinte kilómetros más adelante entre un camión y dos coches bloqueaba dos carriles. Largas retenciones, decía la radio. Entonces dije: “Rupert, te necesito” y mi TomTom calculó una ruta alternativa, que aún me dejaría veinte minutos de asueto. Unos kilómetros más tarde y lo que mi amigo el TomTom decía que era una rotunda ahora era una residencia de ancianos. Este es el problema de tener cosas pirata, que luego pasa lo que pasa.


“Sácame de aquí, capullo” - golpeaba nerviosamente al aparato. La segunda ruta alternativa me llevaría al examen a la hora en punto. Y empecé a recorrerme los sitios más insospechados de la campiña inglesa, pasando por pueblos diminutos, dando más vueltas que Willy Fogg, sin leer una señal de tráfico, confiado ciegamente en lo que la voz metálica del TomTom me indicaba. Dos minutos antes de la hora llegué al centro del examen y mirando al cielo di las gracias, no a Dios sino al satélite de telecomunicaciones que me había dirigido hasta allí.

Ahora bien, acabé entrando tarde al examen porque me perdí dentro del edificio.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay alguna forma de responderte al twitter en directo (o algo similar)?
Te iba a decir que no te lo pensaras: para que elegir una de las dos cosas si puedes hacer ambas a la vez... vete al pub y practica levanting de birra (fortalece el biceps).

Javier Castillo dijo...

El unico sistema que conozco es el telefono!